¿Es invierno y has vuelto a pillar otro catarro o, aún peor, la gripe? ¿Por qué es tan difícil escapar de estos invasores? Por extraño que te parezca somos nosotros los que les invitamos a entrar sin querer. A medida que las temperaturas bajan y  anochece más temprano preferimos quedarnos en el sofá y comer pizza en vez de dar un paseo a paso ligero o ir a hacer un poco de ejercicio. Además, en invierno generalmente  comemos y bebemos de más. A nuestro cuerpo se le hace duro eliminar todas esas toxinas así que lo más fácil para él es hacer una especie de limpieza pre-primaveral a través de los resfriados. Por muy desagradable que sean,  el cuerpo es muy sabio y lo hace para evitar males mayores.

Siempre es mejor prevenir que curar. Así que te doy tres consejos:
 
toma  vitamina C a tutiplén en zumos de naranja, limón o pomelo.
 
bebe sorbos de agua templada durante todo el día. Matarás dos pájaros de un tiro: contrarrestarás la sequedad del ambiente de la oficina o/y de los lugares cerrados y, al hidratarte, te desharás de tus toxinas más fácilmente.
 
practica yoga. No hay nada mejor para potenciar tu sistema inmunológico. Te sentirás como un super héroe cuando veas caer a todos los que te rodean y el virus no pueda contigo.

 Eso sí, si finalmente te toca la china, porque humano es padecer, al primer síntoma que notes, toma medidas.Te propongo las siguientes:
 
Si la cosa es seria y tienes fiebre, espera. Estudios médicos recientes demuestran que los pacientes que suprimen la fiebre con medicamentos permanecen enfermos más tiempo. La fiebre es la manera  que nuestro cuerpo tiene para lucha contra el invasor. Así que a no ser que alcances los 39º,  abrígate, ponte compresas de agua fría o si eres de los intrépidos toma un baño helado para aliviar las molestias de la fiebre y, sobre todo, descansa. Es el momento ideal para leerte ese libro que se te resiste o liarte, según tu gusto, a hacer sudokus nivel tres  o mándalas imposibles.
 
Si sientes nauseas, no te reprimas. 
Mejor fuera que dentro. Las ganas de vomitar te están diciendo que es demasiada tarea para tu sistema digestivo lo que has ingerido. Aprovecha y dale un respiro a tu estómago y haz dieta.
 
Opta por hidratarte: calditos de la mamma, fruta,  zumos de vegetales e infusiones. Esta forma de ayuno ayudara a que la energía de tu sistema digestivo la utilices para poder luchar contra la enfermedad.
Así que en vez de atiborrarte con descongestionantes, antiinflamatorios y antieméticos, ayuda a tu super cuerpo a eliminar toxinas mediante el mejor remedio casero de hacer descansar a tu sistema digestivo.


Si tienes congestión: puedes utilizar el viejo truco de la granny de verter unas gotas de aceite de eucaliptus en un barreño con agua caliente. Coloca una toalla sobre tu cabeza y respira el vapor durante unos minutos. Mano de santo.
Pero si tu caso es el de pasarte no sólo los tres meses de invierno sino la mayor parte de la primavera con congestión puedes recurrir a Jala Neti o Super Pot para los amigos.

Super Pot ready for action.

¿Qué es? ¿De qué galaxia viene?

Este artilugio a simple vista parece una tetera o un botijo con un pitorro  un poquito más alargado ya que se introduce en la nariz para que el agua pase de una fosa nasal a otra. ¡No te asustes que no hay que metérselo todo!

Jala Neti es una práctica originaria, como no, de la India, con más de tres mil años de antigüedad. Se dice pronto. Los ejercicios de limpieza de las mucosidades nasales se llevan practicando en numerosos ashrams del Himalaya desde hace un porrón de años, y también forma parte de los ejercicios de purificación practicados por los yoguis de India y Tíbet.
En yoga, Jala Neti tiene una función muy importante. Se asocia con el bienestar del chakra Ajna  y los canales de energía del cuello y cabeza, por lo que se considera imprescindible para sanar cualquier problemática en la zona.
De hecho, la nariz es un órgano mucho más importante de lo que creemos. Los rinólogos enumeran múltiples funciones: filtrar el aire absorbido, humedecerlo, percibir olores …¿a qué no sabías que narices hacen tus narices?
Así como ya es habitual el uso del cepillo de dientes, sin embargo, la nariz es el único orificio que no limpiamos y que más ensuciamos, porque por ella pasan cada día 16.000 litros de aire dejando gran cantidad de porquerias. Además, la contaminación, el tabaco y la dieta rica en azúcares, lácteos y harinas refinadas tampoco ayudan mucho, la verdad.

¿Para qué es útil?

Si tienes alergia, congestión nasal, resfriado, asma, sinusitis, bloqueos nasales crónicos,molestias respiratorias, si moqueas, si notas pérdida de olfato, si roncas o si padeces de insomnio, Super Pot es tu aliado.

 Ahora bien lo anterior no significa que abuses de su uso, lo cual puede producir el efecto contrario al deseado. No uses este procedimiento más de una vez al día, a no ser que estés muy congestionado, y nunca más de una semana seguida.

¿Por qué utilizarlo?

  •  Es un procedimiento sencillo porque actúa por el principio de la ley de la gravedad así que hasta los niños pueden hacerlo. No vas a ser tú menos.
  • No tardarás más de cinco minutos y  puedes hacerlo en el lavabo o en la ducha de tu casa. Preferentemente al despertar y en ayunas, salvo que pretendas combatir el insomnio o los ronquidos, en cuyo caso es preferible realizar la ducha nasal antes de acostarte.
  •  Es barato. Puedes comprar tu Super Pot en tu herbolario, aunque también son muy fáciles de encontrar por internet. El precio depende del material y de los tamaños. Puede ser de plástico, de cerámica, de acero inoxidable o de cualquier material que no contamine el agua pero mi favorita es la de cerámica, aunque sea más frágil, porque es más cálida la sensación. No te metas cualquier cosa en un orificio de tu cuerpo.
  • Tiene un efecto relajante sobre el sistema nervioso y también sobre los músculos faciales. Experimentarás una especie de lifting después del lavado.

¿Cómo preparar la lota?

Llena tu Super Pot con agua tibia. Evita la del grifo ya que tiene cloro, cal y bacterias muertas. Usa mejor agua de botella o filtrada. Si no te es posible, puedes utilizar agua del grifo previamente hervida y esperar a que esté tibia.

Echa una cucharadita de café de sal marina gruesa y remueve para que se disuelva. Debe ser marina, por supuesto, porque la otra sal no ayuda a la salud, todo lo contrario. Si eres un gourmet date un capricho y utiliza una sal rosada del Himalaya, porque tú lo vales. Comprueba la temperatura metiendo el dedito y prueba el punto de sal como cuando cocinas.
La idea es que la disolución se aproxime a la temperatura y salinidad de los conductos nasales para no irritarlos. No te preocupes si la primera vez no coges el punto. Como todo guiso lleva su tiempo.


¿Sabes que hay competiciones de Jala Neti?
¿Para cuándo una de cepillado de dientes?

¿Cómo usarla?

Inclina levemente tu cuerpo hacia delante y pon la cabeza de lado para introducir el extremo de Super Pot en esa fosa nasal. Deja que el orificio nasal se llene y verás que mágicamente un chorrillo de agua sale naturalmente por el otro orificio nasal.

La sensación es la misma que cuando te metes en el agua del mar y te entra agua por la nariz. ¡Mola!


Abre un poco la boca para poder respirar durante el proceso. ¡No te me vayas a asfixiar!
Si el agua te sale por la boca lo estás haciendo mal. Debes acercar el mentón hacia el cuerpo y ladear un poco más la cabeza.
Cuando hayas usado la mitad del agua, retirala y antes de hacerlo en el otro lado debes expulsar todo el líquido que queda en las fosas nasales.
Tras el  lavado de ambas fosas llega el no menos importante proceso de secado. Las fosas nasales deben quedar bien secas, ya que especialmente en invierno, la humedad y el frío pueden provocar un resfriado. Y eso no lo queremos, ¿verdad?
Con el torso inclinado hacia delante, inclinar la cabeza, primero hacia un lado y luego hacia el otro, dejando escurrir ambas fosas exhalando suavemente. Después, con la cabeza al frente, inhalar de manera pasiva y exhalar de forma enérgica para completar el secado. Energética no significa que hagas sangrar tu nariz. Modera tus super poderes.
Termina de secarte con un pañuelo.

Realiza todo el proceso con el cuerpo relajado. Al principio te tensas, pero intenta disfrutar en el proceso que, aunque vaya la cosa de agujeros, no es como una visita al proctólogo o al ginecólogo.

Por último, si tienes el lujo de poder estar unos minutos en Savasanao simplemente de relajarte de pie o sentado siendo consciente de tu respiración, aprovéchalo. ¡Notarás que verás todo con una mayor claridad! ¡Lo que hace que te llegue el oxigeno al cerebro!

Si te apetece probar alguna, esta lota o jala neti es bastante chula y tiene buena pinta (enlace de afiliación)
 

¿Tienes algún remedio casero contra los resfriados? ¿Cómo te preparas contra las alergias primaverales? Estoy deseando que me cuentes tus trucos y si te gusta este post, comparte. Sé generos@.

https://i2.wp.com/www.elblogdeyoga.com/wp-content/uploads/2015/03/flu1.jpg?fit=1024%2C683https://i2.wp.com/www.elblogdeyoga.com/wp-content/uploads/2015/03/flu1.jpg?resize=150%2C150Paloma GuillénEstilo de vidaalergia,catarro,chakraajna,congestión,insomnio,jalaneti,lota,primavera,resfriado,ronquidos¿Es invierno y has vuelto a pillar otro catarro o, aún peor, la gripe? ¿Por qué es tan difícil escapar de estos invasores? Por extraño que te parezca somos nosotros los que les invitamos a entrar sin querer. A medida que las temperaturas bajan y  anochece más temprano preferimos...Para ser feliz y vivir mejor a través del yoga