Hacer yoga en casa es la pera limonera.

Muchos llamarían a esto tirarse piedras sobre el propio tejado pero no necesitas un “profe” o ir a un estudio para practicar yoga. Además, el hacerlo en tu casa tiene varias ventajas:

Es muy práctico

Teniendo en cuenta el tiempo que tardas en llegar al estudio de yoga, más los 60′ o 90′ de clase, es normal que sea difícil encajar tu práctica en tu horario semanal.
Si practicas en casa eliges el momento y el tiempo que quieres dedicarle con lo que a la larga practicarás más. Sentirás incluso que tu esterilla te llama para que pases un rato sobre ella.

Es más barato

En estos años de crisis he visto como muchos de mis alumnos reducían las horas de práctica en el estudio o simplemente dejaban de venir porque no llegaban a fin de mes y sinceramente la mayoría de los mortales prefieren quitarse este gasto antes que el de las cañitas del finde.
Siendo realistas, por el precio de una mensualidad te puedes comprar un par de DVD de instructores reconocidos internacionalmente y probar diferentes estilos. Por no hablar de los canales de yoga on line que están proliferando que te permiten tomar la clase cuando y donde quieras con el instructor que más te guste.

Ventajas: ahorras tiempo y dinero.
Desventajas: te darás cuenta de que tu casa no está tan limpia como creias.


Mejora tu confianza

Si eres beginner no te apetece sentirte el más torpe de la clase y si eres un yogui avanzado no te seduce a veces intentar algo delante de todo el mundo cuando sabes que todos te están observando. El practicar en la intimidad de tu casa hace que progreses y evoluciones en las posturas que te apetece probar y te hace eliminar distracciones.
 

Puedes meter en el ajo a tus amigos y/o familia

Invita a un amigo a hacer unas figuras o enseña a tu hijo como estiras la columna. No hay mejor manera de conectar con los tuyos que echándote unas risas intentando unas posturas de yoga. Al practicar en casa tienes muchas más oportunidades de que esto suceda. Además, así tus allegados conocerán de primera mano lo que haces en vez de ese concepto abstracto de “hacer yoga”. Eso sí, no obligues a nadie a seguirte o acabarás arruinando la diversión.

¿Qué es “hacer yoga” ?

Dicho lo anterior aquí van las

5 cosas que tienes que saber para ponerte a hacer yoga en casa

1. Lo q necesitas:

Suficiente espacio para estirar tu esterilla y a ser posible, no es indispensable, un bloque, un cinturón de yoga y una o varias mantas dependiendo de lo sensibles que sean tus articulaciones.
Escoge un No necesitas mucho más del espacio de tu esterilla pero evita obstáculos como los asesinos picos de las mesas. Practica siempre en el mismo lugar y reduce las distracciones: fuera tele (a menos que pongas un DVD), apaga el móvil y pon el cartel de no molestar en la puerta.
Pon una foto que te guste, quema incienso o ponte música agradable para ayudarte a crear el ambiente adecuado.

2. Decide que te servirá de guía y combina distintos materiales para no quedarte estancado y perder el interés. 

Abajo te doy unas ideas:
-Usa una app. Por citar algunas que son gratis:  la de yoga.com o simply yoga free.
– Usa vídeos de youtube que te vayan guiando. Mi musa es Ekhart yoga aunque la oferta es abrumadora. 
– Si tienes la suerte de tener una amiga que acabe de hacer un curso de yoga, líala para que te de clase gratis. Las dos os beneficiareis mutuamente.
– Prueba un curso on-line. Por ejemplo: aomm.tv o clasesdeyogaonline.

– Estudia un libro. Mis dos favoritos son: Yoga para Dummies y este de Tara Fraser

– Compra un DVD. Si dudas cúal, vete a la biblioteca más cercana y saca prestado varios. Prueba varios estilos hasta que encuentres el que más te gusta. Si además seleccionas el audio en otro idioma matarás dos pájaros de un tiro. 

 3. Tu práctica: lo bueno, si breve, dos veces bueno.

Empieza por el principio. No seas ambicioso. Ponte el objetivo de practicar 15′ mejor que 60′ y empieza por las posturas básicas: perro mirando abajo, los guerreros, el triángulo y el árbol… Lo simple es siempre lo más difícil. Primero aprende estas posturas y, una vez que sepas los movimientos, concéntrate en desarrollar una respiración de calidad en cada una de ellas. A medida que avances en tu práctica podrás añadir posturas más exigentes e incluso ir uniendo posturas hasta crear secuencias fluyendo de una asana a otra. Eso sí, siempre calienta primero, unas repeticiones de Surya Namascar siempre es efectiva y nunca te saltes la relajación final.

¡Importantísimo! Marca en tu horario semanal el tiempo que dedicarás a tu práctica. Puedes haber creado el espacio más agradable del mundo en tu nidito pero, si no te pones al tajo, no conseguirás ningún beneficio. Incluso 5 minutos de pranayama o una relajación guiada te reportarán más beneficios que nada.


4. Respeta tu cuerpo: usa el yoga para quererte no para cambiarte.

Escucha tu cuerpo todo el tiempo. El instructor no está ahí para decirte que te puedes hacer daño así que aquí tu consciencia para diferenciar entre dolor y molestia, entre llegar a tu límite y romperte, es mucho más importante. Disfruta de tu práctica allí donde te lleve. Prueba y si no te sale una postura es que todavía no era el momento de que te saliera.

 

5. Permítete romper las reglas y no sigas el libro, DVD o material de yoga a rajatabla.

Es lo bueno que tiene practicar en casa: es el lugar perfecto para descubrir, jugar y probar. No te pongas metas, objetivos o deberes.

Finalmente, y este el momento de venderme como la maravillosa instructora de yoga que soy, una vez que tu practica se vaya consolidando toma alguna clase particular o de grupo. De verdad, la sensación de practicar con otros y un profesor es inigualable. La energía que se crea es distinta y el que un instructor cualificado te corrija es impagable.
 
¿Cuál es para ti lo mejor de practicar en casa? ¿La has liado parda rompiendo “sin querer” la figurita de porcelana que te regaló tu tía abuela? ¿Qué material utilizas o eres de los de DIY? 
Los profesores de yoga comparten sus e-mails por algo. Pregunta cuando tengas alguna duda, estaremos encantados de ayudarte a contruir tu práctica en casa “hasta el infinito…¡y más allá!”
Nota: este post contiene enlaces de afiliación a varios libros, si los compras a través de esta web nos ayudas a seguir con elblogdeyoga.com . Gracias!
https://i0.wp.com/www.elblogdeyoga.com/wp-content/uploads/2015/05/Reviewop.jpg?fit=732%2C412https://i0.wp.com/www.elblogdeyoga.com/wp-content/uploads/2015/05/Reviewop.jpg?resize=150%2C150Paloma GuillénYogabarato,Ekhartyoga,yogaencasaHacer yoga en casa es la pera limonera. Muchos llamarían a esto tirarse piedras sobre el propio tejado pero no necesitas un 'profe' o ir a un estudio para practicar yoga. Además, el hacerlo en tu casa tiene varias ventajas: Es muy práctico Teniendo en cuenta el tiempo que tardas en llegar...Para ser feliz y vivir mejor a través del yoga