Hace unos años, como consecuencia de arduas jornadas laborales en oficina, presenté un cuadro de estrés severo: tenía problemas de insomnio, me dolían los músculos, padecía de gastritis y colitis y mi sistema inmunológico estaba deprimido. Además mis estados de ánimo fluctuaban bastante, mi humor era muy cambiante y parecía como si mis emociones estuvieran desbordadas. 

 
Para aquellos que han estado imbuidos en las exigencias y dinámicas del mundo actual, nada de esto les parecerá ajeno. Lo que suele suceder, en la mayoría de los casos, es que no ubicamos cuándo se presentaron los primeros síntomas, y cuándo fueron empeorando hasta que nos fue difícil revertir una situación que ya se estaba volviendo crónica.
 
 
Efectos del Estrés en la Salud

Deficiencia en la Función del Sistema Inmune
Colesterol Alto
Inflamación
Triglicéridos Altos
Disminución de la Densidad Ósea
Aumento de coágulos o trombos sanguíneos
Problemas de Memoria
Deficiente sanación de lesiones
Incremento/Disminución del Apetito
Poco sueño
Aumento/Disminución de Peso
Incrementan sensaciones de dolor
Grasa depositada en el Abdomen
Aumenta Fatiga
Resistencia a la Insulina
Empeoran estados de ánimo
Incremento del Azúcar en Sangre
Adopción de Hábitos poco Saludables
 

Fuente: McCall, Timothy (2007), “Yoga for Stress Relief”, en Yoga as Medicine.

 
 
Estos síntomas también están presentes en padecimientos anímicos, como la depresión o la ansiedad, que se encuentran cada vez con mayor frecuencia en nuestros tiempos; y que, al igual que el estrés, están íntimamente relacionados con el cortisol, hormona que en niveles elevados se asocia con presión alta y disfunciones cardíacas, respuestas inflamatorias, baja inmunidad, síndrome metabólico y exceso de glucosa en sangre o hiperglicemia, entre otras alteraciones.
Tiempo después, en otro momento, mi práctica se hizo muy física, o para ser exacta, dejé de hacer Yoga, en su sentido más esencial, y me sobre-ejercité, al punto de que las contracturas musculares eran frecuentes y también las visitas al acupunturista, al quiropráctico y hasta el ortopedista. Los síntomas eran muy parecidos a aquellos que se presentaron en el evento de estrés.

Viparita Karani con Bolster
Mujer realizando Viparita Karani con Bolster. Fuente: www.healthista.com

En ambas situaciones, no siempre lograba descansar por completo, ni cuando dormía varias horas. Esto puede llegar a pasar ante eventos de estrés, sobre-ejercitación o situaciones emocionales adversas, en donde prevalece la tensión muscular o el sistema nervioso no relaja su función reactiva.

Fue justamente a partir de una lesión muscular en la espalda baja que descubrí y empecé a atender clases de Yoga Restaurativo.

¿Qué es el Yoga Restaurativo?

El Yoga Restaurativo es una practica que busca una relajación profunda a nivel físico, mental y emocional. Se sabe que este tipo de Yoga activa el Sistema Nervioso Central Parasimpático, por lo cual es muy efectivo para aliviar la fatiga, recuperarse de enfermedades y padecimientos crónicos relacionados con el dolor, mitigar los síntomas de depresión y ansiedad, causados por eventos traumáticos. Adicionalmente, una práctica regular disminuye la proclividad a afecciones emocionales o relacionadas con el estrés, así como una atención más efectiva.


Actualmente, varios maestros recomiendan alternar prácticas de Yoga rigurosas o físicamente demandantes con prácticas restaurativas, no sólo por los beneficios físicos y emocionales que ellas conllevan, sino porque el Yoga restaurativo permite profundizar en la alineación de las ásanas, además de que su práctica se ha visto asociada a una mayor quema de grasa que en las prácticas regulares.

1. Yoga Restaurativo Pasivo

El Yoga Restaurativo tiene su origen en el método Iyengar y su creador, B.K.S.  Iyengar, y especialmente en Judith Lasater, quien lo popularizó a nivel mundial. Lasater considera que las posturas restaurativas son posturas de ser más que de hacer.

Judith Lasater
Judith Lasater. Fuente: http://www.judithhansonlasater.com/
Los maestros de Yoga certificados por esta escuela, utilizan por lo general diferentes props para ayudar a la práctica. En el caso de las clases restaurativas, los blocks, bolsters, cobijas y cinturones; pero también las sillas, bancos, mesas y las cuerdas; son herramientas para lograr mantener la alineación del cuerpo en una postura pasiva. 


Lasater, en su libro Relax and Renew: Restful Yoga for Stressful Times, enumera las distintas formas en que opera el Yoga Restaurativo:

1) A partir de los props, se crea el apoyo requerido para una relajación total
2) Cada secuencia restaurativa es diseñada para que se realicen todos los movimientos de la columna vertebral (extensión, flexión, rotación, extensión lateral)
3) Una secuencia restaurativa bien planeada incluye posturas invertidas, lo que permite que la sangre también sea bombeada a la parte superior del cuerpo, reduciendo la retención de líquidos y la presión arterial, y estimulando la función cardíaca
4) Se estimulan y relajan, de manera alternada, los órganos internos
5) Nos hacemos más conscientes de la energía en nuestro cuerpo, de tal manera que no la desperdiciamos o hacemos uso excesivo de la misma.

Supta Baddha Konasana con apoyo en bolster y cobijas
Supta Baddha Konasana con apoyo en bolster y cobijas. Fuente: www.worldyoganetwork.com

De esta manera, el alumno podrá obtener los beneficios de las Ásanas, permaneciendo por un lapso de tiempo mayor en ellas, sin realizar un esfuerzo extra, ya que los props lo sostienen en la postura.


Sirsasana con cuerdas
Sirsasana con cuerdas. Fuente: www.westchester.happeningmag.com

2. Yoga Restaurativo Activo

Actualmente, además de las aportaciones de la escuela Iyengar, el Yoga Restaurativo se ha beneficiado de la inclusión de otras disciplinas accesorias al movimiento pasivo. Así, podemos encontrar clases restaurativas de Yoga que incluyen movimiento somático, influenciadas por la Técnica Alexander o el Feldenkrais, por lo general. 

Con estos nuevos hallazgos, las clases de Yoga Restaurativo se enriquecieron al ofrecer un beneficio extra a los enumerados por Judith Lasater: conciencia de la coordinación cuerpo-cerebro, a partir del movimiento.

Movimiento Somático
Movimiento Somático. Fuente: www.livingbodymassagetherapy.com
Cualquiera que sea tu práctica de Yoga, te invitamos a probar el Yoga Restaurativo y mantener una rutina constante. ¿Practicas Yoga Restaurativo regularmente? Coméntanos cómo te ha beneficiado en tu manera de hacer Yoga y en tu vida en general.
http://www.elblogdeyoga.com/wp-content/uploads/2015/03/044_N43-copy.jpghttp://www.elblogdeyoga.com/wp-content/uploads/2015/03/044_N43-copy-150x150.jpgGladys_GladysYogaansiedad,cortisol,depresión,estrés,Feldenkrais,Iyengar,Judith Lasater,Movimiento Somático,props,Sirsasana con cuerdas,sistema inmunológico,sistema nervioso parasimpático,Supta Baddha Konasana,Técnica Alexander,Virapita Karani,Yoga Restarurativo Activo,Yoga Restaurativo,Yoga Restaurativo PasivoHace unos años, como consecuencia de arduas jornadas laborales en oficina, presenté un cuadro de estrés severo: tenía problemas de insomnio, me dolían los músculos, padecía de gastritis y colitis y mi sistema inmunológico estaba deprimido. Además mis estados de ánimo fluctuaban bastante, mi humor era muy cambiante y...Para ser feliz y vivir mejor a través del yoga